Lavado de manos correcto

El lavado de manos es una de las mejores maneras de evitar la propagación de las enfermedades. Es de suma importancia que adultos y niños se las laven correctamente. Para un recordatorio visual de la técnica adecuada, coloque el poster para el “Lavado de manos” junto a los lavabos.

El mejor modo de lavarse las manos

  1. Utilice agua corriente caliente que drene por el desagüe.
  2. Utilice jabón. Es mejor usar jabón líquido.
  3. Frótese las manos durante por lo menos 10 segundos.
    1. Frótese las palmas.
    2. Frótese el dorso.
    3. Frótese las muñecas.
    4. Frótese entre los dedos.
    5. Frótese debajo de las uñas.
  4. Enjuague bien con agua corriente, con las puntas de los dedos hacia abajo para que la suciedad corra hacia el desagüe.
  5. Séquese las manos con una toalla descartable.
  6. Cierre el grifo con la toalla, no con las manos limpias.
  7. Arroje la toalla en un recipiente de residuos FORRADO con una bolsa de plástico descartable.
  8. Utilice crema para manos con frecuencia para evitar la formación de grietas. Las manos agrietadas propagan las enfermedades infecciosas, porque alojan gérmenes en las grietas de la piel.
  9. Evite el uso de joyas y de uñas largas y/o pintadas. Todo ello retiene gérmenes difíciles de quitar.

Descargue el póster “Lavado de manos correcto”

Consejos especiales para bebés

Si el bebé pesa demasiado como para que lo sostenga alzado junto al lavabo para lavarle las manos:

  • Enjugue las manos del bebé con una toalla descartable humedecida con una gota de jabón
  • Saque el jabón de las manos con una toalla descartable mojada con agua limpia
  • Séquele las manos con una toalla descartable seca
  • Nunca utilice el mismo pañuelo o toalla para otros bebés

Todos deben lavarse las manos en los siguientes casos:

  • Al llegar, en el momento de comenzar el día.
  • En un establecimiento donde se cuidan grupos de niños: cuando se pasa de un grupo al otro.
  • Antes y después de:
    • Comer, manipular alimentos o alimentar a un niño.
    • Suministrar medicación
    • Jugar en agua utilizada por más de una persona
  • Después de:
    • Cambiar pañales
    • Utilizar el inodoro o ayudar a un niño a hacerlo
    • Entrar en contacto con fluidos corporales (secreciones nasales, sangre, vómito) por haber estornudado, secado y sonado la nariz, o de secreciones bucales y llagas
    • Manipular alimentos crudos, especialmente carnes y aves
    • Manipular mascotas y otros animales
    • Jugar en parques con arena
    • Limpiar o manipular desperdicios

Descargue el Cuándo lavarse las manos del cartel