Medidas para prevenir enfermedades

Una de las preocupaciones diarias de los padres y personas que cuidan a los niños son las enfermedades infecciosas. Cuando un chico se enferma puede contagiar a otros niños, a quienes lo cuidan y a sus familias.

Hay algunas medidas muy simples que pueden ayudar a evitar algunas enfermedades infecciosas y reducir el riesgo de contagio.

Esté preparado, no espere hasta haya un brote de alguna enfermedad.

Tome las siguientes medidas:

  • Solicite y verifique que niños y adultos se laven las manos correctamente. (Véase “La mejor forma de lavarse las manos” a continuación)
  • Ventile todos los ambientes donde los niños pasan el día y llévelos a espacios al aire libre con la mayor frecuencia posible.
  • Disponga de abundante espacio para que los niños jueguen, tanto en ambientes cerrados como al aire libre.
  • Limpie y desinfecte los lugares donde se cambian los pañales, los baños y donde comen los niños, así como los muebles y los juguetes.
  • Reduzca los gérmenes limpiando su entorno con agua y detergente, y luego desinfecte con cloro.
  • Enseñe a los niños y a quienes los cuidan a estornudar y toser lejos de otras personas: inclinando la cabeza hacia el piso, cubriendo nariz y boca con el codo, o contra su hombro. Cuando uno se cubre la nariz y la boca con las manos al toser o estornudar, esparce los gérmenes sobre todas las superficies que toca hasta que vuelve a lavarse las manos.
  • Utilice agua corriente, jabón líquido y toallas descartables de papel para el lavado de manos.
  • No permita que se compartan los objetos de uso personal (cepillos de dientes, etc.)
  • Repase las prácticas recomendadas para prevenir y tratar las enfermedades infecciosas en niños.
  • Solicite todas las vacunas y controles de salud de los niños, como un control del crecimiento, del desarrollo, la visión, la audición, anemia, índices de plomo y tuberculosis (cuando sea preciso), etc.
  • Limpie cuidadosamente cualquier mancha de sangre y/o de fluidos corporales, aunque el hacerlo le suponga mucho trabajo.
  • Por razones de seguridad, maneje siempre los fluidos corporales de niños, adultos y animales, y las superficies con las que éstos estuvieron en contacto, como si fueran potencialmente infecciosos.
  • Tome medidas activas para educar al personal, a las familias y a los niños acerca de las características de las enfermedades infecciosas. Enséñeles cómo prevenir su propagación y cómo cuidar correctamente a los niños cuando se encuentran enfermos.

Enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas son causadas por infecciones provocadas por virus, bacterias, hongos o parásitos. Las enfermedades contagiosas o transmisibles son aquellas que pueden transmitirse de una persona a otra/s. Los gérmenes que las provocan se propagan a través de:

  • Las vías respiratorias (por fluidos provenientes de los ojos, nariz, boca y pulmones)
  • Los intestinos (por las heces)
  • Contacto corporal directo
  • Contacto con la sangre de una persona infectada