Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/icrichild/globalhealthychildcare.dreamhosters.com/wp-content/themes/BLANK-Theme/functions.php:64) in /home/icrichild/globalhealthychildcare.dreamhosters.com/wp-content/themes/BLANK-Theme/header.php on line 3
Enfermedades transmitidas por contacto directo - Global Healthy Child Care

Enfermedades transmitidas por contacto directo

Infecciones cutáneas e infecciones superficiales

Ambos tipos de infecciones son frecuentes pero no graves. Incluyen afecciones tales como el impétigo, la tiña o tenia, conjuntivitis, sarna y piojos. Estas enfermedades se propagan fácilmente de un niño a otro y a quienes los cuidan en la medida en que los niños tocan constantemente todo lo que los rodea.

Medidas para prevenir la propagación de estas infecciones:

  • Adultos y niños siempre deben lavarse las manos después de haber estado en contacto con algún elemento potencialmente infeccioso.
  • Lave y desinfecte los juguetes y cualquier superficie y objeto, incluyendo las mesas, mesadas, pisos, ropa de cama, etc.
  • Cada niño debe tener su propia cuna o colchoneta y nunca usar la de otro, a menos que primero se limpien y desinfecten las superficies. Las sábanas y colchonetas deben guardarse limpias, de manera tal que las superficies donde el niño se apoya para dormir no estén en contacto entre ellas.
  • No permita que el niño comparta objetos de uso personal como peines, cepillos, mantas, almohadas, gorros ni prendas de vestir.  No permita que las prendas de vestir ni las sábanas entren en contacto al ser guardadas. Los piojos se propagan deslizándose de una persona u objeto a otro. Si las perchas donde se cuelga la ropa están muy próximas entre sí, use una bolsa de lavadero grande para guardar separadamente las pertenencias de cada niño.
  • Guarde la ropa sucia de cada niño por separado en bolsas de plástico y envíela a la casa para ser lavada.
  • Lave y cubra inmediatamente llagas, cortes y raspaduras. Cuando a algún niño le supuren los ojos, deje alejarse del contacto con otros niños, así que no debe volver a la escuela hasta que la secreción se haya curado.
  • Informe a la familia cuando descubra erupciones, llagas, ojos llorosos y picazón severa. Pida a la familia que consulte a quien normalmente atiende la salud del niño si es necesario realizar algún tratamiento y si el estado es contagioso.

Consejos especiales para lugares donde se cuidan grupos de niños:

  • Determine si el niño se encuentra en condiciones de participar en las actividades habituales. Pregunte lo siguiente:
  • ¿Cree que al atender las necesidades del niño enfermo se verá afectada la capacidad de la persona a cargo para cuidar adecuadamente de él o del resto de niños?
  • ¿Supone el estado del niño un riesgo para los demás?

Algunos datos acerca de estas infecciones:

  • Se propagan por contacto directo con secreciones infectadas, superficies infectadas de la piel u objetos infectados.
  • Son causadas por infecciones superficiales provenientes de bacterias, virus, hongos, y parásitos.
  • Algunos ejemplos del modo en que se propaga la infección:
  • Una niña con llagas supurantes en el brazo roza a un compañero de juegos. Una pequeña cantidad de pus pasa al brazo del niño y luego penetra a través de  un corte o arañazo de su piel.
  • Un piojo alojado en la capucha del abrigo de un niño se desliza en otra chaqueta colgada de un gancho contiguo. El dueño de la segunda campera se la pone y el piojo se instala en su cabeza.
  • Un niño con secreción ocular se frota los ojos y luego usa un juguete. Otro niño más tarde juega con el objeto, luego se frota los ojos y se los infecta con la secreción dejada en el juguete del primer niño.

Citomegalovirus, herpes, infecciones transmitidas por la sangre y enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Los citomegalovirus (CMV), virus del herpes simple (HSV) y enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden revestir mayor gravedad que las infecciones de la piel descritas anteriormente. Las personas que padecen estas infecciones pueden no experimentar síntomas o experimentar un malestar leve (llagas, por ejemplo) o una enfermedad que afecte a todo el cuerpo. Cada una de estas infecciones implica riesgos particulares. Una mujer embarazada expuesta por primera vez al CMV puede transmitir la infección a su bebé, lo cual implica graves riesgos. Del mismo modo, un recién nacido infectado con HSV puede sufrir consecuencias devastadoras. Los efectos de las enfermedades de transmisión sexual no son siempre iguales. Algunas afectan la fertilidad, otras pueden inducir un cáncer o amenazar la vida misma.

Para impedir la propagación de estas enfermedades:

  • Piense que toda secreción corporal es potencialmente contagiosa.
  • Adultos y niños deben lavarse bien las manos, especialmente después del contacto con sangre, saliva, orina, heces, llagas y secreciones genitales.

Algunos datos acerca de estas enfermedades:

  • El CMV se transmite por contacto con la saliva y la orina.
  • El HSV y las ETS suelen propagarse a través de la piel y las mucosas.
  • Algunas infecciones (como la sífilis) son tratables, pero otras no (como el CMV).
  • Cualquier persona puede padecer de estas infecciones y llevar sus gérmenes dentro de sus secreciones corporales durante meses o años sin experimentar síntomas.
  • El contagio ocurre cuando los gérmenes se introducen en la piel lastimada, cortada o raspada, o en superficies mucosas tales como las que recubren la parte interior de la boca, ojos, nariz, recto u órganos sexuales.
  • La madre puede transmitir la infección a su bebé recién nacido.